Experiencias: support workers

Verónica Vicente. Support worker. Surrey, Reino Unido. Marzo 2016

trabajar en el extranjero

Verónica trabaja como Support worker en un centro de niños y jóvenes con epilepsia, junto a otro grupo de españoles.  A continuación nos cuenta sus impresiones tanto sobre el papeleo necesario para trabajar allí, el trabajo en sí como la casa donde vive.

“Mi experiencia está siendo bastante positiva. Son muchos los papeles que tenemos que presentar, especialmente porque es sector sanitario, pero merece la pena la espera. Desde el primer día todo han sido facilidades por parte del centro (y también de Carmen). Para comenzar a trabajar aquí, necesitas una cuenta bancaria y la carta del DBS- certificado de penales de Reino Unido. Nosotras fuimos al banco con dos personas de Recursos Humanos de la empresa. En el banco generalmente suelen pedir el contrato de alquiler (que en nuestro caso nos lo ha proporcionado nuestra empresa, dado que vivimos en el alojamiento proporcionado por ellos), el DNI o Pasaporte y el contrato de trabajo o en su defecto una carta escrita por la empresa certificando que vamos a trabajar con ellos.  Todo esto lleva al menos una semana pero una vez que lo consigues ya puedes comenzar a trabajar. Las personas de HR están siempre a tu disposición para ayudarte a realizar todas estas gestiones y son muy empáticos con los no nativos porque están acostumbrados a personas extranjeras.

Llevo una semana trabajando y tengo que reconocer que me resulto algo durillo al principio porque todo era nuevo pero ahora me siento bastante menos perdida. El support worker está en la casa con los niños y por tanto participará con él en todas sus tareas rutinarias de las cosas más básicas. Es decir, estará con él en todos los momentos en los que no esté en el colegio y le acompañará en el proceso de independencia. Si por ejemplo estás con el estudiante en el momento del baño, le irás guiando y le enseñarás cómo hacerlo. La paciencia es clave, porque habrá que repetirle las cosas muchísimas veces. Estarás con él para ayudarle a entender sus emociones y las de los otros.

Personalmente, me está pareciendo interesantísimo, y me está apasionandoestar tan en contacto con esta realidad que hasta ahora había sido desconocida para mí. Este micromundo no lo vamos a encontrar en España por el momento y creo que es una oportunidad buenísima tanto para el enriquecimiento profesional como para el personal. Estoy a vuestra disposición para cualquier duda, simplemente tenéis que decírselo a Carmen y ella os pondrá en contacto conmigo”.